Serman Sillan | Suelos Radiantes
843
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-843,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-14.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

Suelos Radiantes

¿Cómo funciona un suelo radiante?

Con Serman, en invierno pies calientes y cabeza fría

En numerosas ocasiones, hemos escuchado lo siguiente: “en invierno pies calientes y cabeza fría”. Pues, simplemente con esta frase, se puede comprender que la calefacción por suelo radiante es signo de confort, ya que la temperatura del aire a la altura de los pies es ligeramente superior a la temperatura del aire a la altura de la cabeza.

 

La explicación de cómo funciona, es muy sencilla. Consiste en una red de tubos de polietileno reticulado o polibutileno, que se instalan debajo del pavimento y de una capa de mortero autonivelante, por donde circula agua caliente a una temperatura de entre 30ºC y 45ºC.

 

Se trata del sistema de calefacción que emplea la temperatura de impulsión de agua más baja.

 

Como referencia, una instalación de radiadores convencionales utiliza una temperatura de agua de 70ºC aproximadamente.

Suelo Radiante Coruña Galicia
Suelo Radiante Coruña Ferrol

Proceso de instalación de un Suelo Radiante.

La instalación de suelo radiante puede suponer un ahorro entre un 10% y un 20% en relación a otros sistemas de calefacción convencional. Esto se debe a que la temperatura de impulsión del agua es muy baja (30-45º) frente a los sistemas tradicionales (80-85º).

 

– Es un sistema más saludable ya que al no producirse corrientes de aire se reduce el polvo, no produce sequedad como lo hacen otros, y la baja humedad consigue evitar la aparición de ácaros.

 

– El suelo radiante puede utilizar distintos sistemas de calentamiento de agua como calderas, bomba de calor y energía solar.

 

– Gracias a una bomba de calor podemos utilizar la misma instalación para refrescar el suelo en verano.

 

– Este sistema puede trabajar de forma continua muchas horas por lo que es muy útil para las casas o edificios con una ocupación de horario alta.

 

– Otra ventaja es que no ocupa espacio como los radiadores, y es más estética ya que no afecta a la decoración de la vivienda.

 

De esta forma conseguimos un mayor confort ya que la temperatura del aire cercano al suelo será ligeramente superior a la temperatura del aire a la altura de la cabeza. Y el calor se reparte de forma uniforme por toda la casa.

NECESITAS MÁS INFORMACIÓN SOBRE SUELOS RADIANTES?